viernes, 26 de junio de 2009

¡Vuelven las Guías Colman para personas verdaderamente estúpidas!: Hoy, cómo hacerse cortar el pelo como a uno le gusta

Buenos días, queridos zoncitos.
Una vez más, las Academias Colman nos cedieron parte del material de sus cursos para que podamos compartirlo con ustedes.
Esta vez nos ocupa un tema que no por harto conocido estamos exentos de sufrir.
Seguramente a todos nos ha pasado que hemos ido mes a mes a la peluquería, sufriendo distintos cortes de pelo que, si bien parecidos, no nos han terminado de convencer.
Un buen día, nos hacen EL corte de pelo y nos vemos fantásticos.
Luego de algún tiempo nos vemos obligados a repetir el corte y surge el gran dilema.
¿Cómo le explico al peluquero qué fue lo que hizo la vez pasada que me hizo quedar tan bonito?
¿Cuáles son los aspectos técnicos que fueron determinantes para que la anterior experiencia capilar fuera tan exitosa?
¿Ah, qué le digo?
La mayoría de nosotros cae en un apático "y, qué se yo, como siempre".
Las posibilidades de éxito son mínimas, excepto que pretendamos un corte de pelo sumamente claro y definido (idéntico al de Bart Simpson, al de Mario Barakus o al de Juan Sebastián Verón) o a menos que hayan seguido las reglas de esta guía.
La solución al problema radica en la aplicación de estos simples pasos.
  1. Consiga dos álbumes para fotos.
  2. Etiquete a uno de ellos como "Así si" y al otro como "Así no".
  3. Concurra munido de una cámara fotográfica a cada sesión de peluquería.
  4. Una vez que esté el trabajo terminado, hágase tomar por el peluquero varias fotografías desde distintos ángulos. Si es posible sostenga un diario del día de la fecha para certificar día y lugar, con lo cual deberá tener la precaución que en alguna toma se vea el peluquero reflejado en el espejo. Si tiene un buen pasar económico no es mala idea contratar un fotógrafo particular que documente todo el proceso y pueda agregarle lindos efectos, como brillos artísticos, iluminación adecuada y algunos texturados.
  5. Una vez en casa, reveladas las fotografías decida si le gusta el corte o no. Marque con un fibrón cruces y tildes resaltando las partes que más le agraden y desagraden del corte.
  6. Según haya más tildes o cruces en las fotos, pegue las mismas en el album "Así si" o "Así no" respectivamente.
  7. Para los próximos cortes, saque dos turnos consecutivos.
  8. Utilice el primero de ellos para enseñar al peluquero las fotografías de ambos álbumes, prometiendo propinas suculentas para repetir los resultados de "Así si" y amenazando con sangrientas y dolorosas represalias si todo resulta en un nuevo set de fotos para el "Así no".
  9. Asegúrese que durante el segundo turno, utilizado para cortar el pelo, estén los tomos abiertos y bien a la vista del peluquero.
  10. Un billete asomando del "Así si" y manchas de sangre (no se requiere que sea humana para lograr el efecto) en la tapa del "Así no" son opcionales pero ayudan a lograr un buen corte.
Como siempre, esperamos que pongan estos consejos en práctica.

14 comentarios:

Shirubana dijo...

¡¡¡¡Claaaaaro que sí!!!! ¡Adhiero con fervor!
Una sola vez me hicieron un super corte, pero no era época de cámaras digitales y no quedó ni un registro.
Ahora, cuando voy, les hago todo un speech que los dejo atontados. A veces salgo con un "así más o menos sí" y otras con el "así no". Por suerte para nosotras las doñas, las hebillas, ganchos, vinchas y demás implementos son admitidos y los "así no" pueden pasar bastante desapercibidos.

Buena la idea de tapas, también.
Saludos.

Flor M. dijo...

Jajaja es un trabajo mantenerse atractivos...!!

licha dijo...

jajajaajuajuajua!!

matóla arte del diario!
cosa bastante dificil en una peluqueria donde lo q abundan son revistas viejas!!!!!

El Profe dijo...

Justo tengo que ir al peluquero jajajajaj que buena idea The bug siempre un paso más allá :)
¡Abrazotes!

LALE dijo...

Por esa razón yo ya no me corto el pelo en ningún lado.

LALE dijo...

Total, el desastre me lo puedo hacer yo misma :)

unServidor dijo...

Mirá vos. Yo iba cambiando de peluquería hasta quedar conforme. Empecé de chico y sigo buscando.

Una sola vez me gustó, pero al volver, ya no estaba. Eso me pasa por dejar pasar un año entre corte y corte.

monoarania dijo...

jajajajaja
yo sugiero agregar a las fotografías de registro (que igualmente serán necesarias para los álbumes "así sí" y "así no"), una filmación del proceso, luego aportar un reproductor en el soporte adecuado para reproducir al momento de volver.
Lo loco es que una vez me pasó a mí misma, que me hice un "autocorte" que tenía toda la onda, y no pude repetir, desde ese día vago de peluquero en peluquero, en el Shopping del Siglo uno le dió en la tecla, y ahora tengo miedo de volver con ilusión y que no me entienda!, pero YA yengo que volver.

Jorge Mux dijo...

Son los mejores consejos que he visto. En serio.
Otra opción es, en lugar de fotografiar, llevar una cámara y registrar absolutamente todo el proceso.

monoarania dijo...

señor J Mux...mire que tengo copyright... si las Academias Colman no me pagan por el aporte a su ideario se lo voy a cobrar a usté'

The Bug dijo...

Shirubana, a mi nada me da resultado como las boinas para tapar los desastres capilares.

En mi caso no es un trabajo, Flor.
Es un milagro.

¿"Matóla arte del diario"?
No entiendo nada, Licha, casi menos que a mi peluquero.

Yo en la peluquería, trato de no estar un paso adelante, Profe.
Un día avancé un paso y me choqué el espejo.

Lale, la felicito. Se debe ahorrar -sobre todo- disgustos.

unServ, pruebe de dejar un corte entre año y año. A lo mejor le resulta mejor.

Monoarania, ¿ve lo bueno que son estos consejos?
La próxima vez sígalos.

Mux, claro, claro, es lo que acaba de decir la amiga Monoarania.
Yo le salgo de testigo, pero cóbrele a Mux, a mi no me haga cargo.

Carolina dijo...

Podría agregar fotos de los peluqueros golpeados tras el corte "así no".
Intimide nomás que va a lograr buenos resultados!

licha dijo...

me traduzco a mi misma: "Matóla arte del diario", seria en español esto: "mató la parte del diario" o sea la de sacar la foto con el diario, para tener registro de la fecha...

The Bug dijo...

Carolina, ¡qué buena idea!
También agregaré a los peluqueros buenos, cuando les doy un terroncito de azúcar para que asocien esfuerzo/premio.

Licha, gracias por la aclaración. No podía dormir, dándole vueltas a esa frase.