martes, 30 de junio de 2009

¿Una semana guardado?

Ustedes perdonen.
Acabo de contestar los comentarios que me dejaron la semana pasada y recién ahora puedo escribir. Bueno, es un decir, porque todavía no puedo escribir nada.
Es una historia larga.

Se acordarán que el domingo me tocó ser centro de mesa.
Me tocó una elección fea: un día frío, lluvioso y con la gripe A inscripta en todas las mesas.

La verdad es que me asusté un poco con tantas infecciones y tanto frío.
Apenas llegué a la mesa, me enfundé las manos en guantes de látex, me subí el cuello de la polera hasta la nariz y a falta de barbijo me tapé la boca con un par de curitas.
Me senté en mi puesto de trabajo en canastita, metí mis manos en los bolsillos, previa limpieza con alcohol en gel y puse mi mejor cara de "vení, votá que el deber te llama".

Así estuve hasta las nueve de la noche, más o menos, que fue la hora en que pasaron a retirar las urnas.
Ahí empezó el problema.
Cuando quise pararme, tenía las piernas tan entumecidas que no pude ni moverlas.
Intenté sacar las manos de los bolsillos, pero los guantes eran de tan mala calidad que el alcohol los derritió, pegoteando los guantes, las manos y el fondo del bolsillo. Conclusión: extremidades inmovilizadas.
Para colmo de males, las curitas en la boca me impidieron pegar un grito cuando todos se empezaron a ir y me dejaron solo.

Pasé toda la noche solo, en un patio de escuela, helándome sin siquiera poder al menos frotarme las manos.
A eso de las seis de la mañana apareció un portero que me llevó junto a las sillas y las mesas a un cuartito que hay en el fondo de la escuela, a la espera de los comicios del próximo fin de semana.
Si aguanto el resto de la semana sin comer, el domingo que viene le garronearé un sanguche de milanga a alguno de los fiscales.

Les decía que no puedo escribir, a pesar que notarán que estoy posteando.
Por suerte, pude comunicarme en clave morse con el vecino de atrás de la escuela, dándole cabezazos con la nuca a la medianera.
Y si, yo tampoco se porqué me pareció mejor dictarle este texto que pedirle que llame a mi familia y avise al trabajo.
Serán efectos colaterales del entumecimiento.

6 comentarios:

Carolina dijo...

... ..- . .-. - .

--.- ..- . -. . --. .- .-. ..- . ..-. .. -. .. - ---

Mafa-Elegancia Cero dijo...

Pobre, yo le creo toda la historia.

Porque usted a mí me cree todo lo que escribo ¿no es cierto?

The Bug dijo...

Carolina, disculpe: no la entiendo.
Es que yo solamente se escribir en morse, pero leer ni jota.

Mafa, no sólo le creo, sino que lo pongo en práctica.

LALE dijo...

Perdon la ignorancia, pero qué eligen ustedes la semana que viene?

Podemos hacer algo para mejorar su estado general? no sé... una venda para su cabeza achichonada quizás?

The Bug dijo...

Lale, acá se renuevan concejales.
Entre otras cosas, porque también espero que se renueven los centros de mesa.

Patu dijo...

Me parecía que faltaba algo en casa