lunes, 22 de junio de 2009

Citación de la Justicia Electoral

Ayer me llegó un telegrama citándome para presentarme como presidente de mesa en el acto eleccionario que tendrá lugar el domingo próximo.
La verdad es que no tengo la menor idea de como debo ejercer dicha función, aunque no me faltan ganas de eludir la responsabilidad.
Para averiguar bien, me dirigí hace unas horas a una dirección que encontré en la página del Poder judicial de la Nación Argentina a ver si podía despejar mis dudas.
Me atendieron bastante bien, contrariamente a mis expectativas, tan afecto como soy a pensar mal de los organismos públicos.
Le mostré el telegrama a una muchacha que atendía en recepción y me derivó a una oficina donde una señora muy elegante estaba ordenando unas pilas de carpetas.
-Buenos días, quería hacerle una consulta con respecto a esta citación para presidente de mesa que acaba de llegarme - pregunté amablemente.
La señora revisó el telegrama y me lo devolvió con una sonrisa.
-Se equivoca, caballero, usted no está citado para ser presidente de mesa.
-¿Ah, no?, pero si acá dice...
-Lea bien, señor, ahí dice clarito: "preséntese usted para cumplir la función de centro de mesa".
-¿Centro?, ¿centro de mesa?
La señora afirmó con la cabeza.
-Es una nueva modalidad que implementó el gobierno. Además de los presidentes de mesa y sus reemplazantes, amén de los fiscales, se decidió incorporar la figura de centro de mesa.
-¿Y qué función cumple?
-Verá, por lo general el trabajo en cada mesa es agotador, monótono y aburrido. Se pensó en incorporar centros de mesa, como en los salones de fiesta, para alegrar el ambiente y dar un aspecto pintoresco a las elecciones.
-¿O sea que yo tengo que clavarme todo el domingo para alegrar el ambiente?
-Bueno, todo el domingo no. En realidad cumple funciones desde las siete treinta, media hora antes que lleguen las restantes autoridades, hasta las ventidos horas, cuando calculamos que ya no queda nadie en los escrutinios primarios.
-¡Qué bonito!, ¿pero qué tengo que hacer entonces?
-En realidad no es tan malo. No tiene que hacer prácticamente nada. El centro de mesa simplemente tiene que permanecer todas esas horas sentado en canastita o en cuclillas en el centro de la mesa, vestido con un colorido mameluco de pana y un sombrero con flores en la cabeza. Si bien es difícil de controlar, se espera que el centro de mesa salude y sonría a cada persona que concurra a votar en su mesa. Nada más.
-¿Nada más?, ¿tengo que pasar más de doce horas sentado arriba de una mesa y haciendo el ridículo y usted dice nada más?
-Mire, tómelo con calma y alégrese. Por poco, junto con esa ley, se aprueba un inciso por el cual el centro de mesa iba a ser sorteado entre todos los votantes de cada mesa, para que se lo puedan llevar como souvenir a su casa.
Sin dejarle agregar nada más, di media vuelta y me fui de allí.
Me vine directamente al restaurante, donde estoy escribiendo estas líneas.
Si alguno de ustedes es abogado y conoce alguna manera de que pueda zafar de ser centro de mesa en estas elecciones, le ruego que se comunique conmigo.

13 comentarios:

Jorge Mux dijo...

Una pequeña duda:
¿Fue seleccionado como centro de mesa por sus virtudes ornamentales?

Anónimo dijo...

Sr. Bug, sólo le queda una opción: fúguese. Huya. Si andan buscando Bugs para centro de mesa, es que la mano viene pesada. Cámbese el nombre. Consiga un DNI falso e inicie una nueva vida en el Paraguay

LALE dijo...

Mire, yo que usted primero apelo en calidad de insecto: quién quiere a un Bug, sea de la especie que sea, encuclillado como centro de mesa?

Si no resulta, váyase armando un lindo sombrero con frutas, a lo Carmen Miranda.

El Profe dijo...

tengo mucha imaginación y realmente me lo imagino como centro de mesa :P
espero pueda salvarse de sta... una muy buena idea sería fingir su muerte pero trae otras complicaciones muy importantes como que haría con el blog... como se pasaría a llamar y esas cosas....
¡Saludos!

licha dijo...

y si en cambio lleva alguno de toooodos esos centros de mesa que uno, no se porque, acostumbra a llevarse de los eventos familiares, y lo pone en su lugar??
quien se va a dar cuenta???
Ah! tambien pongale un cartelito q diga hola!, y diga q estaba afonico

Leinho dijo...

Pero, al margen de la humorada... en serio te tocó ir de presidente de mesa?

Ajenjo dijo...

No se, ahora que lo dice, me gustaria votar en rosario, en la mesa deonde le toca hacer de centro de idem, solo para tirarle bolitas de papel con el tubito de la birome :P

Amperio dijo...

Si quiere, compañero, presente un escrito de cambio de funciones, avalado por un certificado médico. Le conviene pedir ser banquito y en una mesa femenina, mi cuate. Desde abajo, le mira el orto a las guainas y, además, con la camarita indiscreta se hace de material para el otro rancho que Ud. tiene...
No me debe nada, compañero. ¿somos peronistas o no somos peronistas? UAP, camará.

Mafa-Elegancia Cero dijo...

Bueno, no es para tanto, te pagan te regalan facturas y biromes, te ceban mate, te dicen presidente de acá, presidente de allá.

A mí me tocó una vez cuando tenía dinero y vivía en Belgrano R provincia de Capital Federal.Ahora me mudé cerca de Villa Caraza y ya no me llaman.

Abrujandra dijo...

Ya me lo imaginaba como dijo LALE con frutas y todo, no se olvide nomás del camino de mesa o, puede ser alguna carpetita al crochet para sentarse arriba.
Una vez fui fiscal por hacerle la gauchada a una amiga y de ahí nunca más tuve amigas.
Que le sea leve.

The Bug dijo...

Jorge, en realidad lo que a mi me dicen simpre es "no servís ni de adorno". Debe ser por otra cosa.

Tiene razón, Anónimo. Con la fonética paraguaya total vengo bien: Piquéy Huí.

Lo del sombrero de frutas es una buena opción, Lale, pero precisamente ahí corro el riesgo que efectivamente se llene todo de insectos.

¡Chst!, Profe. Perdone que no le contesto más largo pero estoy practicando el fingir mi propia muerte.

¿Sabe que pasa, Licha?
A mí los souvenires me duran tanto como el tiempo que me toma recorrer los pocos metros que hay entre la puerta de calle y el tacho de basura que está bajo la mesada.

Leinho, la verdad es que no veo cuál es la humorada. ¿Quiere ir en reemplazo mío, así nos divertimos todos?

Ajenjo, cuidesé. Este centro de mesa tiene brazos.

No es mala idea, Amperio. El problema es que no elijo mesa.
Por ahí me toca una de hombres y la cosa pintará fulero.

Entonces, Mafa, le encargo que se fije si hay algún lotecito barato cerca de su casa, para zafar en las próximas elecciones, por las dudas.

Carolina dijo...

Llenate de frasquitos de alcohol en gel y plasticola!!!!!
Por ahí aparecés en la tele como nota de color!!!!!!

The Bug dijo...

Abrijandra, estoy practicando en casa con un camino de mesa que tejió mi abuela pero se me complica. Se me hace patinosa la cosa.

Carolina, lo último que me faltaba: un escrache en Utilísima.