jueves, 11 de junio de 2009

¡Mamita querida!, ¿no conseguiré una prórroga?

Todo lo que tiene que llegar, llega.
Parece lejano lejano lejano hasta que lo tenés encima y te pasa por arriba.
Ese momento me llegó a mí.
El sábado la Patu se va a bailar. Matiné, por ahora, apenas hasta pasada la medianoche.
Se va fuera del alcance de mi mirada, o sea.
Y no vuelve a casa, se queda en lo de una amiga.

Años y años y años me gastó mi esposa, años de aguantar los "dale, dale, hacete el liberado que ya vas a ver cuando te toque", los "si, claro, ya te quiero ver cuando aquella empiece a salir" y los "ahí vamos a ver si de verdad te da lo mismo".
Y me tocó nomás.

Pero ojo, que no me preocupa que mi "bebe" salga solita. No.
Lo que me jode es que éste es el certificado de defunción del buen dormir y de corrido.
A partir de ahora me sumo al club del levantarse de madrugada, del llevar y del traer, del dejame acá que las últimas dos cuadras las camino sola, del con este ojo duermo y con este te espero.

Porque por el otro lado, por el lado del cuidabosquismo, está todo bien.
No soy de esos que vana estar pendientes de qué está haciendo su hija, que si esto, que si aquello, que si la vigilo, que si la controlo.
Al contrario, ¡si hasta pienso disfrutarlo!
Por ejemplo, el mismo sábado, mientras Patu se divierte por su lado, pienso aprovechar par salir a cenar con mi esposa, de solteros.
Casualmente, me dijeron que justo enfrente del boliche donde va a ir mi hija hay un restaurante tan pero tan hermoso que da gusto pasarse las horas ahí haciendo sobremesa.

14 comentarios:

elizabeth auster dijo...

No, si te veía venir!!!!!
Desde Mendoza, un abrazo solidario mío y de Cristian, dos que estamos a meses nomás de pasar por lo mismo. Por de pronto, empezaremos a averiguar sobre restaurantes.

sonoman dijo...

Mi mas sentido pesame estimado Bug...a partir de este momento las canas empiezan a aparecer en progresion geometrica...

The Bug dijo...

Eli, gracias por las salutaciones.
Ya en algún momento nos veremos nuevamente, entre este año y el que viene, seguramente iremos a conocer Mendoza.
Un abrazo a Cristian y un besote a Ale.

The Bug dijo...

Sonoman, ¿dijo canas o dijo cenas?

Carolina dijo...

Mmmmmm... pobre Bug...

Así empecé yo, con la matinee. Ve cómo quedé?? Cuatro brazos.

Recuerdo ir a bailar hasta las 12 de la noche más o menos, salir con las chicas del lugar, caminar una cuadra hacia el centro de la ciudad y encontrar a mis papis tomando un café. Justo, justo a una cuadra, los muy castradores.

The Bug dijo...

¿Ve, Carolina?
Dios hace a los padres y ellos se juntan.

LALE dijo...

Ohhh pobre Bug...

Mire, mi primera matinee fue a los 12 años. De 20.00 a 12.00am.

Tres años de eso, hasta los 15 no me dejaron salir. Mi primer boliche, creo, fue Molino Rojo, en Carlos Paz.

Creo que mis viejos no sufrieron la matinee (que era en el colegio de mi hermano) tanto como que la nena -era un nena realmente- se fuera en traffic hasta Carlos az para volver vaya a saber a qué hora.

Otro día le cuento la anécdota. A lo que iba es que, bueno... mire qué bien que terminé!!

...

Bah, mire cómo terminé! No taaan mal... ¿no?...

Amperio dijo...

Vaya si lo entiendo, compañero, vaya...
Si anda con tiempo y quiere sentirse identificado, busque el tema "Carmelina" del compañero Güili Colón y después me cuenta...

UAP, mi socio.

unServidor dijo...

El horror, el horror.

Gurisa dijo...

Lo acompaño en el sentimiento, The Bug.

Igual, no se preocupe. Para no levantar sospechas de "marcación de cerca" se puede armar una cadena de parejas amigas que salen a disfrutar cenas... frente a boliches bailables diversos :P

monoarania dijo...

tómelo con calma T B... recuerde que usté también fué chico...y salió...y...no, mejor no recuerde, que su hija me odiará ;)
Salutes!

Anónimo dijo...

Es solo el comienzo....
Pero a no preocuparse, es la vida que nos alcanza.
Lo lindo es cuando ellos se dan cuenta que estamos, que pueden contar con que los llevemos, los esperemos, los vayamos a buscar.
A las 6 de la mañana, mediodormidos y despeinados, salimos en busca del tesoro y nos encontramos con una orda de adolescentes que se suben al auto y escuchamos: "Los podremos alcanzar hasta la parada?".
Ahi te das cuenta que vas a terminar de repartir a todos alrededor de las 8. Y cuando por fin llegamos a casa, la niña o el niño se van a dormir y vos.... jaja. Ya hay de masiado sol.
Disfruten mucho esta epoca, junto con ella.
Eso es vivir.
Besos
Marcela

Abrujandra dijo...

Cuando la experiencia habla, hay que escucharla: Uno se acostumbra.

Tengo una hija de casi veinte años que gusta de salir y lo hace desde los catorce.
Durante los dos primeros años no sabe la cantidad de frascos de conservas y encurtidos que hice durante el eterno madrugón hasta las seis de la mañana, siete, ocho...ahora vive sola.
No si hoy estoy con todo.

The Bug dijo...

Lale, mi problema no es que termine mal o bien. Mi problema es que recién empieza.

Amperio, ya reviso los discos que tengo al lado del Winco. Ese lonpley lo tengo visto en algún lado.

unSer, creo que se queda corto.
Yo le agregaría un par de horrores más.

Gurisa, ya somos tantas parejas en eso que estamos por conseguir la personería jurídica.

Monoarania, le dije a mi hija que aguante un cacho, que yo no he salido sino hasta cumplir los 28, pero claro, no me creyó.

Marcela, precisamente me preocupa porque es el comienzo. Creí que estaba claro el punto.
¿Eso pasa a la salida?
Pues es hora de vender el auto, entonces.

Abrujandra, en mi caso es "a pañabras sabias, oidos necios".
Pero por las dudas empecé a bajarme de internet recetas para hacer conservas.