jueves, 4 de enero de 2007

¿La feliz?

El Clarín de hoy habla de la afluencia de bañistas a las playas marplatenses. La foto de la derecha pertenece al artículo en cuestión.
Yo no sé cómo hay gente que puede estar inmersa ahí.
Si hacen clic en la imagen, aumenta el zoom y sin embargo no alcanza a verse la arena. Incluso cuesta saber a primera vista si el mar está a la derecha, a la izquierda, o hacia donde.
En ese mar humano, la única forma de quemarte las patas es haciendo la vertical.
Si te alejás para darte un chapuzoncito en el agua, ¿cómo carajo encontrás otra vez tu lona o tu sombrilla?.
No quiero ser demasiado explícito, pero el calor sobre los cuerpos y la arena y la falta de ventilación no debe generar lo que se dice un aire fresco.
Me imagino regresando de la playa con manchas en el bronceado debidas a la cercanía de brazos, piernas, panchos, pirulines y pareos.
¿Se podrá disfrutar de un ambiente así?
¿Valdrá la pena intentarlo?
Al menos yo, paso.

Les dejo un video sumamente ingenioso, se los recomiendo. Vean un ping-pong estilo Matrix.

1 comentario:

Arwen dijo...

Por tu bien que este no sea un tiro tangencial para despu�s salir con que no vale la pena ir a la playa!!!
Ten�s 0 posibilidad de que acepte vacacionar en carpa en las sierras o que visitemos ese "bonito paseo" por la convenci�n de gastron�micos en Buenos Aires.
Este verano: PLAYA.
Besitos.
Arwen