jueves, 1 de marzo de 2007

¡Qué bajón! ¡Y encima en verano!

Cómo es posible que haya una ola de gripe y resfríos por toda la ciudad en el medio del verano? Se supone que es la épopca destinada a clavar la sombrilla, a comer sanguchitos en la plaza y a manguerearse los pies en el jardín trasero. Nada de estornudos, nada de estar en la cama tapado hasta el cuello mientras del otro lado de la manta hace 30 °C de temperatura!
No voy a revolear dedos inculpadores, pero me parece que fue un señor que vino el domingo... Entró, estuvo, y se fue tosiendo desenfrenadamente. Cuando me acerqué a servirle su café con leche con 3 medialunas (parece que viene seguido, porque pidió "lo de siempre" si bien luego tuvo que darme detalles), ya me la vi venir. "Éste me contagia", pensé. Dicho y hecho. Mi llegada a casa parecía una publicidad de Bayaspirina C. Nariz roja, ojos llorosos y cansados, y tosiendo casi sin ganas. Mantita sobre la espalda, tecito con humo que entra por la nariz, y... y nada, no sirvió. Desde el domingo hasta hoy, jueves, que estoy con la nariz roja, los ojos llorosos y cansados.
Hoy estoy un poco mejor, toso menos y tengo voz. Así que seguro mañana me pego una vuelta por el boliche. Estuve juntando ideas para ver qué platos servimos mañana, pero tiene que ser tranqui. No vaya a ser cosa que la clientela se espante, vio...

- Hernán

(Nota: Hernán, cambié la imagen porque la que estaba ya no existe en la web...)

5 comentarios:

Jorge Mux dijo...

Hernán, menos mal que estás vos para atender el boliche. Yo fui al día siguiente de que Fernando se fue de vacaciones; robé algunas botellas y tuve la mala fortuna de tomar (y convidar a mi familia) el vino envenenado.
Ahora, si vos también estás en cama, me hago sobreviene una inquietante pregunta: ¿el negocio no estará maldito?
Si es así, propongo que busquemos el medio para exorcizarlo antes de que llegue el patrón y encuentre cruces partidas, ventanas rotas y párrocos poseídos que babean verde con los ojos en blanco.

Cas dijo...

yo que pensaba que mis ojos rojos y mi torpeza eran culpa del insomnio.no, era por el contagio masivo y encima a clientela nueva. habráse visto!... y una que sólo quería un humilde plato de polenta con pajaritos.

Hernán dijo...

Jorge Mux: Dejé un par de hadas madrinas antes de bajar la persiana. Supongo que se encargarán de extirpar el gualicho. Ademas les pedi que limpien la cocina, siempre dejan todo con "estrellitas como las de la tele"

Cas: No hay vuelta que darle, es una ("epi-", "pan-" o "en-") "-demia" re jodida. A mi ya me tiene cansado, apenas salgo de la cama empiezo a toser como si se me fuera a salir un pulmoncito con patitas :(

The Bug dijo...

Si pueden atacar este problema del embrujamiento del local, no se olviden de retirar cuatro féretros indios que encontré una vez que tenía una inspección bromatológica y estaba cavando en el sótano para esconder unas latas de dodo en conserva que ya estaban como medio venciditas.

Hernán dijo...

Ah sobre ese temita de los féretros... Mejor los saco de la entrada, hacían que el local se viera muy Palermo Soho pero parece que ya sé por qué venía tan poca gente...