miércoles, 5 de septiembre de 2007

Estábamos hace unos años compartiendo con un grupo de amigos nuestras impresiones sobre el ingrato trabajo de matarife -en el contexto de haber visto para fin de año en una carnicería una exhibición de cadáveres comestibles- cuando uno de ellos disparó la siguiente afirmación, gracias a la cual luego de cagarnos de risa -de la frase y de él- durante dos horas nos sirvió para cambiar de tema de conversación:
-"El más impresionante es el faenamiento del cerdo. Es que a los lechones los matan cuando están casi vivos"
¡Plop!

2 comentarios:

gabrielaa. dijo...

y sí... sería más piadoso esperar a que estuvieran un poco más muertos, para matarlos... qué gente, che!

Carolina dijo...

Jajajja!!
De un momento a otro murieron!!!!