viernes, 18 de abril de 2008

¿Y si aprendemos a ver la viga en el ojo ajeno?

Los argentinos estamos muy acostumbrados a hacernos los boludos y a que nos tenga sin cuidado la viga en el ojo ajeno. En cambio, lloramos y lloramos cuando hay una pajita en el nuestro.
¿Qué quiero decir con esto?
Simple: que somos por lo general bastante forros cuando el problema no nos afecta directamente.
Bueno, en realidad esto no es idiosincrásico de los argentinos: el ser humano es más bien tirando a egoísta, egocéntrico y varios egos más.
¿Y a qué vienen estas reflexiones?
A la humareda que invade Buenos Aires.
¿Y cuál es la relación?
Qué ahora el tema del humo está instalado como una problemática nacional, cuando hace años que esto viene pasando en el interior del país (si, señores, con muertos inclusive) y parece ser que los que pueden tomar cartas en el asunto no quisieron enterarse hasta que el humito de los incendios llegó hasta Puerto Madero (y ojo con el madero que es inflamable, ¿eh?)

Me parece fantástico que el Gobierno tome cartas en el asunto (si es que en verdad va a hacerlo) pero llegan muchos años tarde.
Las muertes por las humaredas sobre las autopistas y las cenizas y el humo invadiendo los hogares son una constante desde hace por lo menos cinco años y también (¡oh, casualidad!) se relacionan con quema de pastizales en Entre Ríos (que convengamos: los dueños de la mayoría de los campos donde se hacen las quemas no son precisamente entrerrianos).
¿Había que esperar que el problema afecte a Capital Federal para actuar?
Como ejemplos, lean algunas de las siguientes noticias que corresponden a publicaciones de los últimos años: una, otra, otra, más, acá, acá, también acá, aquí, o acá, acullá y otra más.
¿Ven que no es nada novedoso?
Y si hacen el esfuerzo de leer algunas de principio a fin, sin revisar la fecha, es probable que ni se den cuenta de que son noticias viejas.

¿Quiero decir con esto que para que algunas cosas se solucionen es necesario esperar que se le toque el culo al egocentrismo porteño?
Es posible, pero también debo decir que en Rosario se menosprecia muchas veces a las ciudades aledañas y se las ignora de la misma manera, como si fueran de segunda categoría. ¿Cuál es la diferencia?
Sí es vergonzoso que ésta sea la actitud de los gobiernos: mientras no me afecte me hago el boludo.
También es vergonzoso que el gobierno entrerriano haya desoído los reclamos de sus vecinos durante tantos años y recién ahora que molestaron al hermano mayor intente corregir las cosas.

En general, todo es un "no es asunto mío" bien argentino a la enésima potencia. Claro, eso sí, siempre y cuando pase en la vereda de enfrente.

Resumiendo: aprendamos un poquito a ayudar a los demás con su viga en el ojo. Tal vez sea el camino para que ellos nos ayuden a sacar la paja del nuestro.

Lo lamento a quienes esperaban encontrar algo humorístico, hoy no vino por ese lado la cosa.

Nota: originalmente este texto terminaba con un "Lo lamento, a joderse, hoy no vino por el lado del humor la cosa" o algo así. Lo reemplacé porque alguien podría interpretar que "a joderse" se refería a los que siguen tapados por el humo y no a los que esperaban encontrar algo gracioso.
Si alguno lo había entendido así, lo siento, no era la intención.

18 comentarios:

Baterflai dijo...

4 años que tengo blog.
4 años que NINGUN blogger de los residentes por aquellos pagos posteó al respecto.

Lo siento mucho, pero el que no llora, no mama.

Y yo también vengo bastante caldeadita con el tema. Siempre se tienen que bancar esto durante 10 días corridos, sin solución de continuidad? En serio? Y nunca lo hicieron saber?

O_o

The Bug dijo...

Bater, entiendo tu calentura, pero creo que las cosas no pasan por si alguien posteó o no su queja en un blog.
De cualquier modo no es cierto que nadie haya posteado o haya hecho referencia al humo los años anteriores (acá, acá o acá, por ejemplo) aunque lo que se escribe suele caer en saco roto.
Es más, Lord Marianus, en su Kronikron, hizo referencias al tema en forma literaria hace más de dos años acá y también se quejó explícitamente del tema acá.
Lord Marianus, hace unos días, vuelve a explicitar su queja y vos dejaste un comentario aquí, también diciendo que nunca nadie dijo nada sobre el asunto (¡en el blog de la misma persona que lo había posteado 2 años atrás!).

Por otro lado, no estoy hablando de individuos, sino de gobiernos y lo de "el que no llora no mama" no es lo que yo espero de un proyecto de país.
Sería ridículo que esta conversación tomara un cariz de unos contra otros, porque en definitiva lo que todos queremos es que el gobierno deje de mirar para otro lado.
Las cosas se han salido de cauce. Lo que están sufriendo ustedes es -por lo que leí- la peor catástrofe atmosférica en la historia argentina y si bien hemos tenido aquí períodos de humo persistente, nunca fue de tanta densidad en Rosario, no sé en otras ciudades afectadas.
No me cabe duda que si quienes llevan la batuta hubieran prestado atención en su debido momento a lo que estaba pasando, hoy no estarían en Buenos Aires sumergidos en cenizas.
Los medios y la política se mueven por conveniencia la gran mayoría de las veces. Esta no es la excepción.
Espero que todo vuelva pronto a la normalidad.

PD: Con la siguiente pregunta me ganaré el "Premio al Nabo del Año", pero veo "O_o" en todos lados y no sé que significa: ¿qué diantres es eso?

Enredada dijo...

Bueno, me estoy metiendo en una peleita...
pero tenés toda la razón del mundo.
Que los del interior tengamos menos recursos y seamos menos "escuchados" "leídos", y sobre todo tenidos en cuenta es GRAVE, y no es culpa nuestra.
Lo del Humo es Terrible, como lo son miles de cosas que pasan en esta Argentina y no solo en bs. As. y no solo en Puerto Madero, en todo nuestro país, más allá de un blog o un miserable diario.
Un abrazo

The Bug dijo...

Enredada, espero que nadie piense que esto es una pelea, si fuera así me equivoqué en la forma de plantearlo.
Pero tengo que darte la razón: mientras que en el interior todos conocemos cual es el bache que saltó Macri, es muy poco lo que llega a oidos de nuestra hermana mayor sobre la problemática de los pueblos.
Y esto no es culpa de la gente común, esto es culpa de la falta de políticas de estado.

Sin embargo, lo acuciante ahora -más allá de las reflexiones futuras- es que resuelvan el problema puntual que hace que Buenos Aires lleve 10 días bajo la
humareda.

unServidor dijo...

Desde que Urquiza cedió en Pavón ante Mitre... Desde que nadie dio bola al diputado V.López para que los trenes nos conecten al continente más que ser un embudo a Capital... Desde que nadie dio bola al profético discurso del diputado Alem cuando decidieron hacer de Bs.As. la capital (diputado que años después se suicidaría)... el Federalismo es un papel, y el centralismo un hecho.

Perón podría haber hecho su "revolución" (?) de un modo federal, pero las fábricas se fueron amontonando todas en torno a Bs.As.
Ningún presidente (tal vez lo quiso Alfonsín) pudo jamás cambiar este centralismo. El electorado se junta en el conurbano bonaerense, o mejor dicho: las presidenciales las gana quien tenga el voto del mismo, si no es imposible, y por ende si un presidente gana con dicho voto (o sea, gracias a los punteros de ahí) ¿qué va a querer cambiar eso?

Pero el centralismo es un tema de Poder. No del ciudadano común. Los presidentes casi nunca fueron porteños. En el senado habrá dos porteños, a lo sumo tres. El que monopoliza un canal del interior y se llena de plata con el mismo, prefiere repetir lo de Buenos Aires a invertir en contenido propio de calidad. Es lo mismo que en Cap.Fed. nos hace seguir series yankies. Perdón, me fui a joraca en extensión.

Al punto pues: Un tercio de la población nacional está sufriendo el humo. Eso lo hace más grave. Pero hizo falta esto para que se le preste atención. Los casos de malaria o fiebre amarilla en nuestro norte, ya salen en los medios... pero cuando sean epidemia en la Metrópoli, será tema único.

El problema es que prestar atención o hablar del tema, no hace que los periodistas ni los gobernantes pasen a saber automáticamente del asunto. El INTA nunca recibió apoyo oficial para educar sobre cómo limpiar campos. Los funcionarios creen que el delito está en el fuego, porque desconocen que el mismo pueda usarse racionalmente (o que los campos deban limpiarse porque sus propias políticas extienden la frontera ganadera).

Esto no es un conflicto entre porteños y gente del interior. Esto es la secuela de administraciones de ignorantes, políticas corruptas, y vaivenes en el estrato superior -el del Poder- donde se juntan funcionarios con multinacionales y oligarcas con especuladores. El desmonte que ejecutan los grandes terratenientes en Salta es por un pulgar alto de su gobernador oficialista. La venganza de la naturaleza que allí sufre el salteño medio, también.

Lo curioso es el momento en que esto sucede, cuando veníamos hablando de un conflicto sintetizado por ignorancia en la fórmula "campo-ciudad". Si me vas a sacar más guita de mis hectáreas, las aprovecho para soja que me da más guita, y quemo para pastura lo que hasta ahora no usaba. No pueden tomarse medidas sin prever todo esto. No puede ser que cada medida sea para resolver problemas de caja o coyuntura.
Posponer lo importante por lo urgente puede hacernos perder lo más importante.
Los jodidos nos cagan desde arriba. Lo peor para ellos sería que los de abajo les talemos los zancos el día que dejemos de mordernos entre nosotros.
Gracias por el espacio y perdón por el abuso.

The Bug dijo...

Un Servidor, no hay de qué por la extensión.
No siempre lo breve es dos veces bueno.

Cassandra Cross dijo...

Me dio un poco de cosita el comentario de la Bater. Yo, que soy entrerriana y he visto el problema del humo de cerca por vivir allá la primera mitad de mi vida, no posteé nada al respecto, nunca, jamás. Por ese lado, touché. Por otro lado, hay una realidad y es que en algunas ciudades suele considerarse "elproblemadelhumo" como una molestia más y no un auténtico problema. Como los baches en algunas calles, el flojo ripio del camino vecinal, la niebla. Algo que pasa cada tanto y quélevasahacer, hay que esperar que se despeje, que pase la niveladora, que el municipio reaccione y ponga orden. Esa percepción la mamé desde chica. Es cierto que pocas veces se dan accidentes debido a las quemas, pero los hay, y conozco gente que los sufrió. En una de las rutas más complicadas, justamente la que va a Victoria, un pariente mío perdió la vida. Ni en ese entonces ni hasta hace poco, ese tipo de sucesos mereció más que un párrafo suelto en los medios locales, quizá algún editorial en las ediciones dominicales.
Esto lo escribo sólo para que vean cuán fuerte puede ser la naturalización cultural de un problema serio.
Lo que expone Bug en su seriado de artículos habla de una realidad urgente a modificar, y de la siempre indiferente o tardía reacción de los gobiernos a los pedidos de la gente. La representatividad está en baja en estos días, pero creo que la población civil está en condiciones de exigirle a sus diputados y senadores que instalen el tema en el Congreso o las legislaturas provinciales/locales en cualquier momento del año.
Ahora que los porteños lloran lágrimas de humo, sería un buen momento para agarrar la ola. Pero no vi a nadie aprovechándolo. Será que no tengo tele.

Disculpen la extensión del "aporte"

The Bug dijo...

Cassandra, gracias por pasar.
Es triste y importante reconocer que la actitud que reclamamos a nuestros gobernantes solemos no asumirla cuando nos toca a nosotros hacer el esfuerzo.
Vale como ejemplo el caso de los barrios humildes que se quedan sin agua porque en otros barrios chupan con bombas de la red pública para llenar piletas de natación.
Es penoso darse cuenta que en líneas generales este país es una gran cadena alimenticia, donde el que puede se come al de al lado.
En Rosario, por poner otro ejemplo, hay barrios donde están tan naturalizados los problemas que son zonas inundables y con poco drenaje y la solución pasa por hacer las casas con contrapisos más altos.
Eso sí, si se inunda un barrio céntrico arde Troya.

Jorge Mux dijo...

La gente del interior SÍ se hace escuchar,y con mucha fuerza. Pero hasta que no lo levanta un medio porteño, y hasta que la mugre no llega a la plaza de mayo, no pasa nada.
En estos días he escuchado "La ciudad está llena de humo". También, "La inseguridad aumenta en La Ciudad". También "Un choque en la autopista paraliza los accesos a La Ciudad". O "Este fin de semana tendremos buen estado del tiempo en La Ciudad"
Los medios centralizados que transmiten para todo el país, no tienen reparos en hablar de "La Ciudad", cuando se refieren a Buenos Aires. No parecen darse cuenta, ni les afecta demasiado el sesgo discriminador en ese artículo definido: queda afuera todo el mundo, menos el habitante de Buenos Aires.

En Bahía Blanca tuvimos nuestra propia humareda: hace dos años, una serie de nubes tóxicas se desprendió accidentalmente del polo petroquímico. Salió en todos los medios; incluso vinieron los de CQC a hacer notas a la petroquímica. El humo era verdaderamente tóxico. Se hizo una pantomima de medidas para evitar que vuelva a pasar esto, pero al poquito tiempo, una nueva nube se dirigió hacia la población de Ingeniero White, aledaña a La Ciudad de Bahía Blanca. Los medios locales hicieron todo el ruido que se puede hacer, pero ¿alguno de ustedes se enteró de esto? ¿Alguno sabe que la empresa petroquímica libera diariamente una dosis de veneno que se difunde por toda la atmósfera? ¿Alguno sabe que en Bahía Blanca se formaron varios comités de control de las emanaciones tóxicas, porque el gobierno insiste en que la petroquímica es "segura"?

El tiempo de aire que se le dio al humo porteño ha sido millones de veces mayor que el dado al humo bahiense. Hay una asimetría feroz en lo que hace a la distribución de la información. Estamos ante dos casos de contaminación terrible. Pero hay una gran diferencia: lo que pasa en Buenos Aires, pasa en toda la Argentina. Lo que pasa en Bahía Blanca, pasa en Bahía Blanca.

unServidor dijo...

Jorge: Los medios que hablan en principio de "la ciudad" (con lo cual entendemos se refieren a la megápolis porteña) son de Buenos Aires. Clarín llega hasta todo el país y más allá, pero no deja de ser un diario local de la Capital Federal. Lo mismo muchos noticieros que luego serán "copipasteados" por repetidoras del interior.
En Bs.As.ciudad, el interior es casi un "exterior"... La metrópoli mira como un muelle de espaldas al país, y cuanto quede fuera de su avenida de circunvalación cae todo en la bolsa "Campo". Es curioso, pero esta actitud la adquieren los propios gobernantes (casi nunca porteños) no bien se vuelven tales.
La cobertura del tema puede tener que ver con que afectar a la Capital (conurbano incluído) es afectar a un tercio de la población total del país, no así en el caso de Ing.White. Lamentablemente, como ocurrió con el Polo bahiense, de esto se hablará mientras dure el humo sobre el asfalto. Luego, como en aquél caso, los cambios drásticos que la solución REAL implicaría tocar tantos intereses poderosos, que todo quedará en el discurso.
La revolución es una remera. Argentina no pasa de reformas y monumentos.

Un abrazo triste

Apalabrada dijo...

Seré breve: luego de leer sus comentarios llego a la conclusión que esta vez todos tienen razón y no porque a mí me guste quedar bien con todos (ojalá fuera así).

Aunque no nos servirá de consuelo, este asunto se repite en la mayoría de los países del mundo, la capital vs. el resto se enfrentan con reproches.
Aquí con el agravante que la geografía no nos ayuda, estamos más lejos y tenemos más problemas que otros. ¿Cuál podría ser la solución? Como bien dice Baterflai, muchos de nosotros no nos quejamos en tiempo y forma, seguimos mirando TN y el tiempo pasa.
El planteo de este post Bug es correctísimo y acertado, los porteños siempre miraron al otro lado del atlántico (como acabo de hacer yo más arriba), siempre lo hicieron y ahora mucho más porque los de allá son los que les dejan los euros.Nosotros no les importamos mucho.

Por lo tanto lo que nos queda a los del interior es hacernos oír sin resentimientos porque esto no es un partido de fútbol donde uno dice ¡tomá!.
Y vivir sin renegar de nuestros orígenes algunos, ni creerse los únicos seres vivos, otros.

Y ahora a jugar en paz y como hermanos.

(Me salieron la madre y la maestra juntas¡qué plomo!Menos mal que esta el post de su hija y nadie lo va a leer)

Jorge Mux dijo...

Unservidor: yo creo que desde el momento en que los diarios se vuelven digitales ya no son porteños ni rosarinos ni sanjuaninos. Desde el momento en que una megaempresa mediática como la del Grupo Clarín se mete en la casa de todos los argentinos a través de repetidoras, deja de ser una transmisión local. Curiosamente, el noticiero de mi ciudad no tiene la pretensión de abarcar más de lo que su área de influencia le permite (el partido de Bahía Blanca), y por eso puede darse el lujo de dar noticias con un inequívoco color local. Pero ya desde el momento en que un medio tiene pretensiones de llegar hasta el último rincón de la patria, debería cuidar un poco el unitarismo presente en su vocabulario.
Incluso, algunos medios que viven exclusivamente en la web, caen en ese uso del artículo definido para referirse a Buenos Aires: cada vez que entro a Yahoo! a revisar el correo, me encuentro con toda la información sobre La Ciudad.

Por si fuera poco, los medios se encargan de distorsionar lo que pasa en el interior. Como bien dice usted, muchos dejan la imagen de que sólo hay una disyuntiva: o La Ciudad, o El Campo. Como si el interior fuese solo campo.
Ayer, en un programa de Canal 13, la actriz Claribel Medina, interpretando a una "chica que vino del interior" se puso a hablar de qué es eso del "interior": "la gente allí es más buena, deja las puertas abiertas de sus casas, todos te saludan por las calles..." ¡Ella no hablaba del interior: hablaba de algún pueblo pequeño en el cual todavía es posible ese tipo de vida! Lo que me lleva a pensar: para los medios porteños, el interior es eso, una sucesión de pueblitos pseudobucólicos del siglo XIX. Todo lo verdaderamente importante pasa, sin embargo, en La Ciudad.

(Nota: todavía me sigue enojando la caracterización que, una vez, hizo el actor Alberto Fernández de Rosa de un oriundo de Bahía Blanca en el programa "amigos son los amigos". En esa caracterización, el bahiense era un pajuerano inculto que sólo hablaba de salamines [por aquella época, en un pueblo aledaño a mi ciudad funcionaba la CAP, empresa que fabricaba embutidos]. Este pajuerano apenas conocía lo que es un teléfono y se maravillaba con los semáforos en las esquinas. Así nos ven.)

Esto que digo no se aplica a los porteños, sino a los medios porteños que tienen una difusión masiva en toda la Argentina. Ahora bien, si un porteño piensa que la urbanidad se termina irremediablemente después de la General Paz, es un problema de él. Pero si un medio masivo tiene ese prejuicio, con todo el poder que tienen los medios hoy, eso ya es grave.

unServidor dijo...

Viste Bug? Posteás "denserio" y tenés más comentarios que nunca...
XD

Mux, creo no contradecirlo ni ud contradecirme. Acuerdo con lo que dice.

Los oligopolios son de gente fuerte, no inteligente, al igual que cualquier esquina de guapos. Piensan en su ganancia y no en hacer las cosas como se debe. Y no merecen que les pidamos que lo hagan bien (como cuando un argentino se escandaliza porque los neoyorquinos hablan de Perón sin saber), sino que les socavemos su poder. Vea el mundo: debe poner un punto y dos letras después del "com" y los yankies no. Toda nuestra niñez consume dibujitos donde la bandera patria tiene bandas y estrellas.
En fin: concuerdo con Apa. Sólo quería agregar que esta gente es bruta. Poderosa, pero bruta, cuando no además mal intencionada. Saben tanto del interior como de soja, pero hablan de ambas cosas impunemente. El otro día hablaban de "pueblos aislados" en titulares de TV, y se referían a CIUDADES, como Zárate o Campana.
Qué hacer...

Jorge Mux dijo...

Unservidor: estoy totalmente de acuerdo con usted.

The Bug dijo...

Caray, parece que soy más bueno generando polémica que haciendo reir.
No puedo menos que estar de acuerdo con todos ustedes.
Son mis hermanos y los amo.

Jorge Mux dijo...

Noticia de Mañanas Informales sobre las cenizas volcánicas. Un pie de página en la pantalla pregunta: "¿Llegarán las cenizas a Buenos Aires?"

¿Por qué "A Buenos Aires"?

¿No debería decir "Llegarán las cenizas a Buenos Aires, a La Pampa, a La Rioja, a San Luis...? o, en todo caso, "¿Hasta dónde llegarán las cenizas?"

¿No es una gaffe espantosa, teniendo en cuenta de que se trata de un programa que se emite a toda la Argentina?

Jorge Mux dijo...

Ah, Bug, si va a generar polémica, no esté de acuerdo con todos. Desde ya le digo, yo no estoy de acuerdo con usted en eso, así que ya podemos ir generando una nueva polémica acerca de su polémico modo de generar polémica conciliando polémicas entre personas que no han polemizado porque estaban más conciliadas que polemizadas. En fin, la cosa es complicada y yo ya me confundí, así que le mando un abrazo.

unServidor dijo...

Noticentralista de hoy: "La ceniza llegó a Mar del Plata"... Esto es muy importante, yaque ahí veranean y/o tienen depto muchos porteños, que deberán ir a plumerear.
En cambio, sabemos por otra parte la creciente que está arrasando nuestro norte, allá antes de llegar a Paraguay, pero... ¿cómo se llamaba el río? ¿qué provincia era? ¿cuántos afectados hay? ¿quiénes son los poderosos que con su desmonte avalado desde arriba provocan semejante desastre ecológico? No sé ¿qué importa en Capital? Jodido es lo de Esquel, porque pensaba ir a esquiar este invierno...