lunes, 1 de octubre de 2007

Háganme caso una vez, aunque sea una vez. Vayan, lean, después vuelvan y den inicio a la procesión.

Antes que nada tengo que agradecer muy especialmente a Baronsosa, quien además de atento lector es muy amable y sacó a la luz una verdad a esta altura insoslayable: soy un capo.

Sé que solamente algunos pocos (elegidos) van a seguir mi recomendación, pero qué puedo decirles: los demás se lo pierden.
Los que lo hagan, sólo los que lo hagan, comprenderán cabalmente a qué me refiero cuando digo que tras cada boludez que digo se esconde una verdad insoslayable, para el que quiera encontrarla y para quien sepa leerla. Bueno, en realidad no dije nunca esto, pero estoy pensando seriamente empezar a hacerlo.

Bien, ahí va:

Primero, lean atentamente la nota que linkeo a continuación (si no van a hacerlo, directamente salgan del blog, no distraigan a los demás), que fue el artículo que Baronsosa me alcanzó (es cortito): Los hombres que tienen la voz grave tienen más hijos.

Bueno, ¿lo leyeron?

Ahora, lean esto otro (también es cortito): ¡Hallazgo científico: se derrumba la teoría de causa-efecto!

Por último, saquen sus propias conclusiones.
¡A papá mono con bananas verdes!

9 comentarios:

gabrielaa. dijo...

y sí: sos un capo

Aldana dijo...

Lo primero que se me ocurrió al leer la noticia es que los yankis tienen mucha guita para desperdiciar en boludeces pero la verdad prefiero que la gasten grabando voces en Tanzania que inventando "métodos" y armas "aniterroristas" o "planes para los países en desarrollo". Por otra parte el artículo es de la misma calidad que el de los Pandas.
No sabía que tenía un título de divulgador científico.

Baterflai dijo...

Mirá vos, y mi hermano y yo nomás somos dos y mi papá cantaba como registro bajo en un coro.
Y además mi papá es pelado pero no come helado en palito.
O mi papá es la excepción que confirma la regla o lo que más nos gusta hacer en mi familia es derribar paradigmas a fuerza de ADN.

The Bug dijo...

Gabrielaa, admiro su contundencia a la hora de decir tan ineludible verdad.

Aldana, 115% de acuerdo con usted.

Baterflai, ¿usted está segura que su padre no come helado en palito a hurtadillas?

Carolina dijo...

Si el helado en palito lleva inevitablemente a la calvicie, qué helado le parece a usted que servirá para que no me crezcan más pelos donde no quiero????
"El helado en cucurucho y la depilación definitiva: un sueño hecho realidad?".

The Bug dijo...

Carolina, el problema no es el helado, sino la cavidad donde hay que ponerlo.
Si el helado en la boca provoca calvicie unos centímetros más arriba, imáginese el tratamiento para hacerse un cavadito o quitar la pelusita de la parte baja de la espalda.

Carolina dijo...

Juaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!

gabrielaa. dijo...

wow! infinitamente mejor que esa cera torturante! gracias por el dato.

Baronsosa dijo...

Jo, que agradecimiento, ni en mis mejores sueños ( que involucran a Bill Gates y a Pampita como 2 parientes muy cercanos ) creí que pasaría esto. Solo aviva mi fuego detectivesco, para esclarecer mas verdades del Señor The Bug. Ahora estoy investigando las verdades del Yogurt (http://polentaconpajaritos.blogspot.com/2007/02/equipo-de-expertos-determinan-el.html)
llevado a cabo por el maléfico general Kroll, mientras seguire con mi pajilla especialmente diseñado, escarbando hasta el ultimo resquicio de Yogurt, claro, me quedaran los labios como pasas pero la satisfacción de saber que uno le esta ganando ( o cuando menos empatantole ) al sistema no tiene precios. Bueno me voy a.... un momento....oigo pasos que se acercan, no nooooo, "La verdad está allá afuera" ......................................................................
.............................................................................
.............................................................................
.............................................................................
Perrrdon porr eso, fue solo una brrroma, el maravilloso general Kroll no tiene nada que verr con esto, todos amamos al benévolo general Kroll.
Atentamente, niñito.