jueves, 4 de diciembre de 2008

Colmo II

Hoy por la mañana mientras manejaba le dije a mi esposa: "che, la verdad es que hace mucho que no le pegamos un toque al auto, ¿no?".
Y era cierto, por lo menos cuatro o cinco años que no le hicimos ni un raspón.
Ella me reprendió: "callate, a ver si lo llamás".
Pensé en lo absurdo que resulta pensar en que uno puede llamar a un choque.

Hace instantes me tocaron el auto en la calle.
Por suerte no fue nada -ni se raspó- pero como el otro al cruzarse sufrió un abollón mañana tengo que armar la exasperante procesión de ir a hacer la denuncia del accidente.

También deben haber transcurrido años (quizás cuatro o cinco) desde la última vez que me dije: "che, la verdad es que venimos derechitos con el tema de no tener accidentes de tránsito".
El cóctel de todos estos factores me asusta.
Tengo miedo de seguir opinando y sacando conclusiones, sea de lo que sea.

Y ojo con gastarme, a ver si me tengo que poner a opinar sobre algunos de los amigos comentaristas.

6 comentarios:

Ajenjo dijo...

A mi no se me cayó nunca un piano en la cabeza, pero, ahhhhh...

The Bug dijo...

Ajenjo, usted siempre da en la tecla.

Jorge Mux dijo...

Che, hace tiempo que no me hackean la cuenta de blogger.

ale dijo...

Yo nunca vi a River último en la tab-- ah, no, pará...

Carolina dijo...

Hace tiempo que no me gano el Quino, Loto, gordo de Navidad.

Mmm, a ver... a ver...

Carolina dijo...

Perdón, el Quini... pobre Quino.