viernes, 27 de febrero de 2009

Cuestión de óptica

Casi dos años después de pisar el restaurante por última vez, mi amigo Leinho Carioca volvió a apersonarse por acá.
Café va, agua viene, charlamos un buen rato.

-¿Cómo andás, querido, tanto tiempo?- pregunté interesado por lo que habría sido de su vida y esgrimiendo una sonrisa.

- Y... acá andamos, che. Bien, tirando.- fue su parca respuesta.

-Bueno, pero contame algo, ¿estás solo, de novio, algo?

-No, sigo desobligado.

-Solo.

-Bue, más o menos. En realidad por lo general los sábados y domingos paso por la casa de una rubia fantástica que conocí en un bar y no sabés lo que está, así que casi siempre nos encerramos a matarnos en su departamento, todo sin compromisos. Como ella durante la semana viaja, aprovecho los lunes para visitar a dos hermanitas que no se por qué pero medio como que me agarraron de mascota sexual y yo les sigo el juego. Los martes nos juntamos con una gente muy liberal, por decirlo de alguna manera, que suele armar unas festicholas impresionantes en una casona de la zona sur. Los miércoles, más tranqui, siempre me llama y quedamos en algo con una veterana que es muy recatada pero con dos copas de más vale por diez. Los jueves por lo general me quedo en casa porque cae infaliblemente temprano una amiga de mi hermana que bueno, algo hay que hacer mientras espera a mi hermana que llega del trabajo casualmente más tarde. Y los viernes, en fin, ese día para qué te voy a contar... ese día sí que es un descontrol.

-Ah, claro... mirá si con todas esas actividades te van a dar ganas de ponerte de novio.

-No te creas, Buguito, la verdad es que tengo ganas de casarme. ¿Sabés que pasa? Todas las semanas lo mismo, todas las semanas lo mismo. Esta rutina me está volviendo loco.

7 comentarios:

Amperio dijo...

Ese Leinho amigo suyo, cuate, está para salir en la tapa del libro de los próceres del empingamiento. No le digo en el póster central porque ese está reservado al Tonycafiero, pero... ¿Quién le dice...?

UAP, mi socio.

unServidor dijo...

Es así. La rutina mata a la pareja.

Héctor dijo...

Yo por eso dejé a la de los jueves.

Así, puedo ver televisión

Javier dijo...

Aquel viejo chiste de que "hay siete mujeres por cada hombre, algún otro tiene las seis que me faltan" resultó ser verdad. Y el guacho que me cagó es tu amigo Leinho.

Vachi dijo...

Jua!!! QUé cague de risa Bug. Usted sí que anda bien rodeado... habría que tomar nota de la gente así. Las cosas que tendrán para enseñar... bueno, ojalá se case pronto y se deje de tantas obligaciones... tanta alegría seguida le va a hacer mal!! :)
Un saludo

Gally dijo...

buuuuuuuu!!!!!!!!!!!!


(la envidia me bloquea el tipeo)

The Bug dijo...

Amperio, es un guacho bien peronista, creamé.

unServ, y embaraza a la mujer, dicen.

Héctor, no sé que es peor.

Javier, nunca lo había pensado de ese modo.

Vachi, al menos a mi me va a dejar descansar de tantas historias.

Gally, son varios los que lo envidian. Yo sería uno si mi esposa no estuviera atrás mío en este instante.