miércoles, 9 de enero de 2008

¡Polenta con Pajaritos se pone las pilas y le enseña al gobierno los verdaderos tips para el ahorro de energía!

Basta ya de las paparruchadas del cambio de horario o la impresentable idea de utilizar lámparas bajo consumo como base del ahorro energético.
Krichner de Fernánders, Cristiiiiiina, ¿te pensás que nos chupamos el dedo?
¿Acaso no sabemos tooooodos que un solo aire acondicionado consume lo mismo que 20 lámparas de 75 watts y que una hora más o una hora menos no hace a la diferencia del consumo por refrigeración?
No es que diga que el cambio horario esté mal o bien, pero sí opino que nos sinceremos y nos dejemos de discursos hipócritas.
¿Querés hacer que la gente ahorre energía para ocultar la decadencia de la infraestructura eléctrica argentina?
Entonces, en vez de esas soberanas pe-lo-tu-de-ces, deberías recomendar y poner en práctica las siguientes soluciones.

Cambio horario, pero distinto
La mejor opción es acortar las horas más calurosas y prolongar las horas más frescas.
Por ejemplo, las horas nocturnas podrían durar -pongamos- unos 75 minutos y las más calurosas solamente 45.
De esta manera, serían muchos más los minutos frescos y nocturnos, sabiendo que en estos horarios se consume menos y la gente duerme más a gusto. Además, al reducirse considerablemente el horario laboral tendrían el apoyo unánime de todos los sindicatos (excepto el gremio que agrupa a los serenos, pero no son mayoría ni por casualidad).

Cambio diario
La otra opción es sacarle un día a cada semana.
Si bien los problemas puedan parecer iguales, al resultar el año más corto también disminuirá el consumo anual de energía, que en definitiva es lo que se busca con toda esta movida.

Cambio térmico
¿Cómo los técnicos no han previsto esta alternativa?
Así como se espera que el organismo humano se acostumbre al cambio de hora y se piense que son las 8 cuando en realidad son las 7, no veo la razón por la cual no pueda acostumbrarse al cambio de temperatura.
Propongo que por decreto se produzca un cambio térmico y que se atrase la temperatura al menos unos 15º. Entonces, cuando haya 40º de temperatura los termómetros (todos) deberán indicar 25º.
Y los días actuales de 30º, los termómetros marcarán 15º y las madres empezarán por puro instinto a pedir que sus hijos se pongan un abriguito.

Plebiscito nacional por el ahorro de energía
El gobierno podría llamar a debatir democráticamente si se continúa o no con lo del ahorro de energía.
La gracia está en instalar una única mesa para todos los votantes que podría ubicarse -por ejemplo- sobre el glaciar Perito Moreno.
Más allá del resultado de la elección, el fresquete logrará lo que ni siquiera el político menos corrupto pueda haber imaginado.

Escuadrones del Ahorro
El gobierno podría conformar Escuadrones del Ahorro que se dediquen a recorrer barrios, domicilios, supermercados y comercios de electrodomésticos munidos de gruesos bates de baseball destrozando lámparas tradicionales, aires acondicionados, lavavajillas, estanterías de libros de Pablo Coehlo, cargadores de baterías para el auto y aparatitos ahuyentamosquitos que todos sabemos que aumentan el consumo. Ok: ya sé que los libros no aumentan nada el consumo, pero los de Coehlo son malísimos y no se puede desperdiciar el accionar de los Escuadrones del Ahorro sin remediar ese flagelo.
A los que se resistan a los escuadrones, bueno, al estilo de los mazorqueros los integrantes irán munidos de velas, para, bueno, se entiende.
Y para los que se resisten mucho, también portarán un cirio pascual.
Esto provocará un ahorro masivo, pero hay un factor de descontento popular que habrá que analizar, a pesar de que algún regocijo traerán los cirios pascuales.

Desconexión instantánea de internet
Internet no gasta mucho, pero reconozcamos que es un gasto menor más bien inútil.
Propongo que directamente, sin previo aviso y sin decir "agua va", el gobierno adopte la medida de desconectar en un periquete todos los accesos a intern

8 comentarios:

Mar dijo...

Bueno, acá va uno para el no suicidio. Apoyolo del cambio térmico y además proponga la eliminación de la sensación térmica porque así no se puede, si hace 26 ºC de temperatura pero 31 de térmica a quién le creemos eh, a quien?

Baterflai dijo...

Me tomé el "nocomentarismo" como la forma que tenía este blog de hacernos ahorrar energía.
A usté le parece, doña Elsa, ahora se arrepiente, este muchacho...

Jorge Mux dijo...

Yo también lo pensé como una forma de ahorro energético.

¿Puedo sumarme a los escuadrones del ahorro sólo para romper libros de Pablo Coelho? ¿Podríamos destruir bibliografía sobre niños índigo, también?

gabrielaa. dijo...

a-do-ré los Escuadrones del Ahorro

Carolina dijo...

Yo me sumo de manera voluntaria al escuadrón... Me parece de locos gastar energía para leer algo de Cohelo y unos cuantos más de ese estilo.
Prefiero gastar esa porción de energía tirándome como una vaca muerta debajo del ventilador de techo.

The Bug dijo...

Baterflai, sepa usted que yo a Doña Elsa no me la trago. Se la pasa barriendo la vereda y quemando las hojas en el cordón y me llena de humo las sábanas de la soga.

Mar, la sensación térmica no existe.
El calorón si.

Mux y Carolina: bienvenidos al club.
Y sí, Mux, podemos agregar la bobliografía sobre niños índigos y las paparruchadas del amigo Bucay.

Gabrielaa, ¿por qué habla en pasado?

gabrielaa. dijo...

quise decir que adoré su propuesta de los Escuadrones!

Sumergida dijo...

Un post muy refrescante (cuac!!)

Fuera d joda, ojala el gobierno se pusiera las pilas y invirtiera en infraestructura, en vez d echarnos la culpa a nosotros por comprar aire acondicionado!!

Ah, y tambien me gusto la idea de los escuadrones del ahorro, pero yo preferiria destruir CDs de Miranda, por ej, que consumen mas, porq se los pone en un equipo d musica no?
Ah,